En casa nos gusta mucho el dulce. Somos golosos. Pero desde que mi madre se puso enferma hemos restringido al máximo la ingesta de azúcar blanco. Hace ya más de cuatro años que no lo compramos. Sólo consumimos panela y muy de vez en cuando.

La panela, también conocido como azúcar mascovado, es el azúcar integral de caña de verdad. Tal como sale el jugo de la caña de azúcar se pone en un molde y este cristaliza. Una vez rayado se obtiene la panela.


Otra forma de consumir dulce sin ingerir alimentos con una carga glucémica muy alta es consumiendo estevia, o Sirope de agave no refinado. El Sirope de agave no refinado es de un color marrón oscuro tirando a negro. Es así porque contiene las fibras y, al contener fibra, no eleva el nivel de azúcar en sangre de la misma forma que lo hace el refinado o el azúcar blanco.

El jueves de la semana pasada estuve en el curso de alimentación antioxidante organizado por la Asociación de Oncología integrativa.

En este curso preparamos unas deliciosas trufas de chocolate muy pero que muy sanas. Y hoy las he hecho de postre para comer en casa. Os comparto la receta a continuación.

TRUFAS DE CHOCOLATE SANAS

Ingredientes (12 bolitas):

– 1 taza de dátiles (pegajosos)

– 1 taza harina de almendra

– 1/2 taza de coco rallado

– 1/4 de taza de aceite de coco líquido

– 1 cucharada de cacao puro

Elaboración:

– En un recipiente, mezcla el cacao y el aceite de coco.

– Ahora tritura los dátiles y poco a poco mezcla el cacao.

– Después mezcla la harina de almendra con el cacao y crea las bolitas. Os quedará así. Parece una textura de la que seréis incapaces de hacer bolas. Cóge una cantidad que quepa en una cucharada de postre y dale forma de bolita con la mano. Veréis como cuaja.


– Para finalizar, pásalas por el coco rallado. Deja reposar en el congelador 20 minutos.

 Si en vuestra casa hay alguien intolerante a los frutos secos , podéis utilizar harina de copos de avena en lugar de harina de almendra. Si opatáis por esta opción, añadir una cucharada extra de cacao y el doble de aceite de coco.

Seguramente os extrañará que una receta que contenga tantos dátiles sea sana. Esto se debe a que a pesar de que los dátiles contienen una elevada cantidad de azúcar, contienen también mucha fibra. La fibra impide que ese azúcar vaya directo a torrente sanguíneo. Al contrario, hace que se libere poco a poco. De ello que su carga glicémica sea baja.

En otro artículo os explicaré la diferencia entre índice glicémico y carga glicémica.