El 4 de febrero es el día internacional contra el cáncer. Es un día en el que debemos tomar conciencia de la importancia que tiene esta enfermedad en cifras y el impacto que tiene en la vida de quien la sufre. Ese día me sorprendido muy gratamente esta noticia aparecida en El País. En ella, el doctor Tabernero, una eminencia en oncología en nuestro país, declara que el 40% de los casos de cáncer se podrían evitar cambiando los hábitos de vida.

“Eliminar el tabaco, limitar el consumo de alcohol, combatir la obesidad, tener una dieta pobre en grasas y carne roja y rica en fibra, hacer ejercicio y protegernos de la exposición al sol. Con estos siete cambios en nuestros hábitos podemos reducir la incidencia del cáncer”, apunta el Dr. Tabernero.

La Organización Mundial de la Salud hace tiempo que indicó que uno de cada tres casos de cáncer se podrían prevenir cambiando los hábitos de vida.

Pero, ¿en qué consiste este cambio? No consiste en hacer grandes cambios de la noche a la mañana. Consiste en hacer pequeños cambios sostenibles y duraderos en el tiempo que nos permitan avanzar hacia un estilo de vida más saludable.

En otro post os contaré cuáles son estos cambios.

 

peupost