Nos sorprende a todos la noticia de la publicación de un libro de Christophe Brusset, un ex-directivo de la industria de la alimentación, en el que revela los sucios trucos que estas empresas utilizan para aumentar sus beneficios.

Desde vender carne de caballo como si fuera buey, azafrán de Irán etiquetado como si fuera producido en España, poner excrementos de rata molidos dentro de los botes de especies o reducir la cantidad de yogur manteniendo el tamaño del envase, las grandes empresas de la alimentación nos engañan a diario.

Y no es algo baladí. Si sólo fuera dinero… pues mira… Pero el caso es que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en Europa unas 5.000 personas a causa de una intoxicación alimentaria.

Puedes leer la noticia entera en este enlace y dejar de comprar comida procesada hoy mismo.