Hoy, 19 de marzo, se celebra en España el día del padre que además coincide con la festividad de San José. Siempre me ha sorprendido que el día de la madre no sea el 15 de agosto, que es Santa María. Pero bueno, no vamos a entrar hoy ahí.

Si tienes buena relación con tu padre seguramente tendrás muchas cosas que agradecerle. Pero aun si no la tienes, también hay cosas que deberías agradecerle, como por ejemplo:

– Haberte dado la vida.

– Haberte educado durante tu infancia y juventud.

– Seguramente no te diste ni cuenta, pero cuando eras niña más de una noche vino a taparte y a darte un beso cuando estabas dormida.

– Por aquella risas, aunque sean pocas, que compartisteis.

– Por no haberte dicho que los reyes son los padres hasta que tú te diste cuenta.

– Por haberse alegrado, aunque quizá calladamente, por cada uno de tus éxitos y tus logros.

– Por lo importante que ha sido en tu vida aunque a fecha de hoy que ya no te lo parezca. Un padre siempre es un padre. Y todo lo que hemos aprendido de él tanto si ha sido a buenas como a las malas, es de agradecer.

– Porque eres quien eres gracias haberlo tenido en tu vida.

Por todo esto, tanto si tienes una buena relación con tu padre como si no, hoy es un buen día para agradecerle todo lo que te dado. Y si tu relación con él no es buena, perdónale. Agradécele todo lo que te ha dado de bueno y de malo. Porque todo lo que te dado, todo, te ha ayudado a crecer, a madurar, y a convertirte en quien eres hoy.
Perdonar es el camino más rápido a conseguir una mejor calidad de vida. Y a ser feliz.

Desear un feliz día del padre es desear un feliz día del hijo y de la hija.

En la foto aparezco yo con mi padre cuando tenía 13 años.