Ayer era sábado. Por la noche tocaba cenar viendo una película con las niñas. Y al no estar en casa, en lugar de un DVD pusimos un canal de televisión infantil. Vimos una película que transmitía valores tales como la amistad, el amor al prójimo y el trabajo en equipo.

Hasta aquí todo bien. El problema vino cuando llegó la pausa de publicidad. Doce minutos de anuncios, algo normal hoy en día. Pero fueron doce minutos de bombardeo de productos totalmente innecesarios, como unos zapatos que brillan en la oscuridad y un patinete que no necesita que hagas ningún tipo de esfuerzo físico para que se mueva por poner un par de ejemplos.

Y entre estos productos innecesarios, de vez en cuando aparecían productos de alimentación dudosa. Es decir, que si te los comes no te mueres inmediatamente pero te aportan pocos nutrientes. Os los detallo a continuación:

  • Phoskitos: según la web de El corte Inglés cada Phskito contiene azúcar, harina de trigo 16%, harina de trigo 14%, huevos, grasa de palma no hidrogenada, margarina vegetal (aceites de palma y nabina, agua, sal, acidulante: ácido cítrico), cacao desgrasado (5,5%), jarabe de fructosa y glucosa, estabilizante (glicerol), leche desnatada en polvo 2,4% (equivalente a 21% de leche desnatada reconstituida), almidón, dextrosa, maltodextrina, sólidos lácteos, emulgentes (E 492, E 471, lecitina de soja), gasificantes (E 500, E 450, E 341), aromas, sal, conservador (E 202).
  • Batidos Puleva con chocolate: según la web de El Corte Inglés cada batido lleva Leche parcialmente desnatada al 2,1% MG (90%), azúcar, cacao (mínimo 0,9%), estabilizantes (E-407, E-460, E-466 y E-339). Se anunciaban como un 90% de leche con cacao y me quedó la duda de qué sería el 10% restante. Y ahí tenemos lo que me temía: azúcar y varias de nuestras no queridas E.
  • Galletas Tosta Rica con cacao: según la web de El Corte Inglés estas galletas contienen harina de trigo 72%, azúcar, aceite de girasol alto oleico 9,3%, cacao desgrasado en polvo 4,2%, cacao desgrasado en polvo 4,1%, suero de leche en polvo, jarabe de glucosa y fructosa, emulgente (lecitina), sal, gasificantes (carbonatos de amonio y de sodio), colorante: E150d (sulfitos), aromas, vitaminas (A, tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), B6, D), sales minerales (hierro elemental y carbonato de calcio), agente de tratamiento de la harina (metabisulfito sódico).
  • McDonald’s también apareció en esta pausa publicitaria promocionando la última licencia que ofrecen con sus comidas infantiles: los Pitufos. La meca de la comida sana. Están haciendo cambios hacia menús más saludables, pero su core business sigue siendo las hamburguesas con patatas fritas y un refresco.

Holga decir que en todos estos anuncios aparecían niños joviales, jugando con sus amigos, compartiendo momentos de supuesta salud y supuesta energía. Momentos que estos alimentos no les van a dar.

Me llamó la atención que, al pie de todos estos anuncios aparecía la web www.habitosdevidasaludables.com. Si la visitamos veremos que es una web de la Agencia Española de Consumo cuyo objetivo es “Cooperar en la organización de un plan de comunicación sobre hábitos de vida saludables, orientado al fomento de una alimentación equilibrada, variada y moderada y de la práctica regular de la actividad física.

Las empresas adheridas a la agencia de consumo os serán familiares: Bimbo, Coca-Cola, Danone, Panrico, Hero, Pepsico, Nestlé, Unilever y otras más que podréis ver en este enlace. Empresas que utilizan a diario toneladas de azúcar y litros y más litros de aceite de palma para crear sus productos que venden en el canal de alimentación. Empresas que no procuran que tengamos unos hábitos de vida saludables. Pero ellos sí que, gracias a esta campaña, tienen la conciencia limpia.

Y ¿qué podemos hacer nosotros contra estas grandes corporaciones que dominan la mayoría del mercado alimentario? Y lo que es más importante: ¿qué podemos hacer pr nuestros hijos, para protegerles de productos que dañan su salud? Pues dejar de comprarlos. Esa es nuestra fuerza: la de nuestro dinero. Volvamos a la alimentación de antes, a preparar el caldo en casa; a llevarle al niño el bocadillo de la merienda; a hacer bizcochos caseros con harina integral, azúcar integral de caña y huevos ecológicos; y a recuperar los platos de cuchara para cenar, disminuyendo la cantidad de proteína animal que comemos a diario.

Todo lo que hagamos a partir de hoy por nuestra salud se convertirá en mejor calidad de vida mañana.

peupost