Un reciente estudio científico ha demostrado como el yoga reduce la fatiga que sufren los pacientes que reciben radioterapia para tratar su cáncer de próstata, así como los problemas de incontinencia urinaria y disfunción sexual. No está nada mal los beneficios que reporta el yoga a estos pacientes. 

En la web de Oncosaludable, que promueve la Sociedad Española de Oncología Médica, se explica que el yoga “ha demostrado beneficio en ensayos clínicos realizados en mejorar la calidad del sueño, calidad de vida y estado de ánimo (síntomas ansiedad y depresión, fundamentalmente).

Existen ensayos clínicos que han demostrado, utilizado conjuntamente con el tratamiento convencional, que el yoga puede reducir o controlar determinados síntomas relacionados con el cáncer o sus tratamientos.

El estudio YOCA, presentado en el Congreso Americano de Oncología (ASCO) del año 2010, evaluaba la eficacia en la calidad del sueño, la fatiga y la calidad de vida en pacientes oncológicos que practicaban Yoga respecto un grupo control.

Se incluyeron 410 pacientes, de los cuales <4% eran varones y el 75% correspondían a pacientes con cáncer de mama.

La rama de tratamiento realizó dos sesiones semanales de 75 minutos, combinado con ejercicios de respiración y meditación.

Para evaluar las diferencias se utilizaron las escalas de PSQI (calidad de sueño), MFSI (fatiga) y FACT (calidad de vida).

Al inicio del estudio, aproximadamente el 85% de los participantes de ambos grupos, tanto el de yoga como en el grupo control, experimentaba problemas de sueño.

Los resultados fueron positivos para la rama de yoga versus control presentando una mejoría en la calidad del sueño (22 versus 12%), en fatiga (42 versus 12%) y en la reducción de medicación inductora del sueño (21% descenso, frente al aumento del 5% en grupo control).”

Además, no reportó ningún efecto secundario ni interacción con los tratamientos convencionales.

Es curioso como, a pesar de que la Sociedad Médica que agrupa a los oncólogos médicos de España, que es entidad de referencia en cuánto a formación y en tratamiento del cáncer, los oncólogos médicos no recomiendan de esta terapia complementaria a sus pacientes .

Si quieres ayudar a que la promuevan puedes mandarles un email a seom@seom.org con el asunto “Yoga para pacientes con cáncer” y el texto: “Les agradeceré que recomienden la practica del yoga a pacientes con cáncer. Saludos cordiales”.

La unión hace la fuerza. Y a través de esta fuerza que da la unión se consiguen los grandes cambios.