Si tienes por costumbre beber sodas, zumos de frutas o algún otro tipo de bebida que no sea agua durante el día y con las comidas, prueba alguna de estas recetas:
Agua saborizada con limón

Una jarra de agua o una botella de cristal
1 litro de agua
1 limón

Limpia bien la jarra y pon el agua mineral sin gas dentro.

Limpia bien el limón por fuera y córtalo por la mitad. Toma una mitad y córtala a rodanchas.

Pon las rodachas en el agua y espera una hora.

Ya tendrás el agua lista para beber con un refrescante sabor a limón.

Agua saborizada con pepino

Una jarra de agua o una botella de cristal
1 litro de agua
1 pepino grande.

Limpia bien la jarra y pon el agua mineral sin gas dentro.

Elimina el amargor del pepino cortando la parte superior y rozándola en círculos en el sitio que ocupaba. Verás que aparece una espuma de color blanco alrededor de la zona. Eso es a sustancia que hace que el pepino amargue.

Pela el pepino y córtalo a rodanchas.

Pon las rodachas en el agua y espera una hora.

Ya tendrás el agua lista para beber con un refrescante sabor a pepino.

peupost