Recientemente se han publicado los resultados de un amplio estudio llevado a cabo en Dinamarca durante 14 años y en el que han participado 55.502 hombre y mujeres de los 50 a los 64 años. 

En este estudio se controlaron datos como las calorías totales ingeridas, el consumo de alcohol y tabaco y el índice de masa muscular entre otros factores. Tomaron todos estos datos y compararon a personas con hábitos de vida similares y compararon los que consumían chocolate con los que no. Se ha visto que los que comían una onza de chocolate negro al mes reducían un 10% el riesgo de sufrir problemas cardíacos. Los que comieron una onza a la semana la redujeron en un 17% y los que comían de dos a seis onzas por semana redujeron su riesgo de sufrir problemas cardíacos en un 20%.

Hay que recordar que el chocolate era negro, con alto contenido en cacao ya que lo que nos ayuda a mantener una buena salud cardíaca no es el azúcar, ni la leche ni la manteca de cacao que contiene el chocolate.

Hay que tener en cuenta, también, que no podemos comer chocolate y tumbarnos en el sofá: hay que hacer ejercicio y mantener una dieta saludable.

peupost