Se acerca el verano y todas quedemos que nos siente bien el biquini. Pero hemos hecho nuestros más y nuestros menos y al final siempre termina pillándonos el toro.

Queremos perder peso pero no conseguimos dejar de comer. Esto se debe a que nos falta una motivación clara, más allá de que nos siente bien el biquini. Aquí te dejo cinco:

  1. Para dormir mejor: las venas copiosas nos dificultan el sueño. Incluso retardan la hora de acostarnos ya que estamos tan llenos que no podemos ponernos en posición horizontal. Es más: hay personas que cuando cenan mucho tienen pesadillas. Cuando estás a dieta las cena es ligera. En realidad no necesitamos comer mucho para ir a dormir. Y esto nos ayuda a conciliar el sueño y a dormir mejor.
  2. Para estar más ágiles: al bajar de peso recuperamos la agilidad. Tenemos que mover menos quilos de peso y eso nos facilita los movimientos.
  3. Para tener más energía: tendemos a llevar una alimentación basada en “lo primero que pillamos”. No dedicamos tiempo a cocinarnos, a limpiar verduras para cocerlas al vapor, ni a prepararnos ensaladas más allá de las que pueden salir de una bolsa y que rematamos partiendo un tomate y añadiéndole algunas aceitunas. En cambio, una dieta sana y equilibrada que nos ayude a perder peso es rica en verduras, hortalizas, alguna fruta y viene cargada de nutrientes que nos ayudarán a tener más energía.
  4. Para verte más joven: cuando perdemos peso rejuvenecemos. Nos movemos de forma más ligera, nos podemos vestir más modernas y al eliminar las toxinas que se acumulan en la grasa, nos mejora la piel.
  5. Para estar más saludables: el sobrepeso está asociado a todas y cada una de las enfermedades. Des de el cáncer a la osteoporosis pasando por el colesterol y la diabetes entre otros. Mantenernos en nuestro peso adecuado nos ayudará a ganar salud.

peupost