Llegó agosto y con él las vacaciones de verano (¡por fin!). Las vacaciones de verano son, para muchos, una época de reflexión y de plantearse cambios de cara a septiembre.

Pero para pensar con claridad no hay nada mejor que vaciar la mente primero. Así las soluciones a los retos y desafíos aparecen solas. En este newsletter te propongo tres cosas a hacer para desconectar realmente estas vacaciones de verano:

1. Detox digital: deja la tablet, el portátil y el teléfono móvil en casa. Si no vas a recibir ninguna llamada urgente apágalo. Intenta tener apagados todos los dispositivo electrónicos una semana entera. Verás como disminuye tu nivel de estrés. Cada vez que sientas ganas de acudir a ellos haz una cosa distinta: vete a la cocina y bebe medio vaso de agua, haz una serie de 6 repeticiones de 10 abdominales, o sube y baja 5 pisos de escaleras.

2. Pinta: existe gran variedad de libros para pintar para adultos. “El bosque encantado” (https://www.casadellibro.com/libro-el-bosque-encantado-colorea-y-explora/9788415278733/2502188) o “El jardín secreto” (https://www.casadellibro.com/libro-el-jardin-secreto/9788415278498/2129494) son de los más populares. Verás cómo te relaja explorar de nuevo tu creatividad.

3. Lee: se dice que “para viajar sólo es necesario un buen libro”. Te podría recomendar mil libros, pero no sé que tipo de lectura te gusta más. Lo mejor para evadirse es una buena novela. Acércate a una librería de barrio, de esas de toda la vida, las que tienen librero y pídele que te recomiende algún libro basado en tus preferencias.

4. Pasea: da igual si estás en un pueblo de playa, de interior o de montaña. O si te quedas en la ciudad. Ponte un calzado cómodo, sal de casa y deja que te de el aire. Siente el sol en tu piel (sal antes de las 12 del mediodía o al atardecer con el fresco) y da un largo paseo. Observa el paisaje que tienes alrededor: montañas, edificios, mar, arena, caminos de tierra, lo que sea. Pero conécta con lo que te rodea y conectarás contigo mismo.

5. Descansa: acuéstate un rato a descansar después de comer. Baja la persiana de la habitación y túmbate en la cama con los ojos cerrados. No pasa nada si no te duermes. Y por la noche procura no acostarte muy tarde. Es necesario respetar nuestro ritmo biológico para poder gozar de un sueño realmente reparador.

Espero que disfrutes de un merecido descanso.

peupost