O eso nos quieren hacer creer los periodistas de “El País” al publicar su artículo titulado “Las terapias alternativas aumentan hasta un 470% el riesgo de muerte en pacientes con cáncer”.

En el artículo, que puedes leer pinchando este enlace, se publican los resultados de un estudio llevado a cabo por el Dr. Skyler Johnson, del Centro Médico New Heaven adscrito a la universidad de Yale,  a los pacientes que si dejan los tratamientos convencionales (quimioterapia, radioterapia, cirugía y tratamientos hormonales) para abrazar una terapia alternativa esperando curarse del cáncer, lo único que están haciendo es incrementar sus posibilidades de morir. Y en eso estoy de acuerdo. 

Pero no se mencionan otros estudios que han demostrado que, si a las terapias convencionales se le suman terapias complementarias, el riesgo de morir baja. Es decir, que la supervivencia de estos pacientes es más larga y, además, con más calidad de vida.

En noviembre de 2008 se publicó un estudio en la revista Cáncer en la que se exponían las conclusiones de un estudio llevado a cabo durante 11 años. En el se hizo seguimiento a pacientes de cáncer de mama cuya enfermedad se había extendido a los nódulos linfáticos. Aquellas que además de tratamiento convencional habían seguido un programa de educación alimentaria para seguir una dieta conocida como “anticáncer”, habían hecho ejercicio físico y habían mejorado su gestión del estrés disminuyeron su riesgo de morir en un 68% en relación a aquellas mujeres que sólo habían recibido tratamientos convencionales.

Otro estudio llevado a cabo también en 2008 por la Universidad de California en San Francisco, demostró que modificar el estilo de vida (alimentación, ejercicio físico y gestión del estrés) modificaba la expresión genética del estrés.

El diagnóstico del cáncer viene acompañado de un sentimiento de desesperación e impotencia. Negar esta información a los pacientes es negarles que tienen herramientas al alcance de su mano para recuperar la salud. Y son herramientas sencillas como hemos visto: realizar cambios en la alimentación, hacer ejercicio físico moderado y gestionar mejor el estrés.

Parece sencillo. Y lo es.

peupost