Leo un interesante artículo sobre un estudio que se realizó sobre el consumo de verduras. Los resultados pusieron en evidencia que los platos de verdura con nombres glamurosos tenían más éxito entre los comensales que los que explicaban claramente lo que había. 

Así pues tiene más éxito el plato “Brumpgreen” que la “ensalada de crucíferas” a pesar de llevar los mismos ingredientes.

O los espaguetis de calabacín con pesto más éxito que el calabacín crudo con pesto.

Sea mediante engaño a través del nombre o a través de la fuerza de voluntad, debemos celebro que se coma más verdura.

peupost