En el año 1942 menos de un 8% de la población dormía seis horas o menos al día. En 2017 una de cada dos personas duermen seis horas o menos. Este incremento se debe a varios motivos.

Por un lado la luz: dormir con luz nos impide conciliar el sueño. En segundo lugar los horarios de trabajo: la tecnología hace que ya no sean fijas las horas de empezar y terminar de trabajar. Y no queremos dejar de pasar tiempo con la familia ni dejar de ver series, películas o programas en televisión. Y automáticamente dejamos de dormir.

Esta falta de sueño tiene un efecto inmediato en nuestra salud: si duermes entre cuatro y cinco horas por noche las células Natural Killer, las que mantienen el cáncer a raya en nuestro organismo, disminuyen un 70%.

Todo esto que te cuento son los resultados de un estudio hecho por la Universidad de Berkley en California.

Si tienes problemas para dormir te recomiendo que te leas este artículo sobre como dormir mejor y este otro sobre los motivos para hacer la siesta a diario.

 

peupost