El azúcar tiene muchos nombres

azúcarCuando hablamos de azúcar, todos tenemos en mente esos cristalitos blancos de nuestro azucarero. Pero lo cierto es que el azúcar está presente en muchas formas y con muchos nombres distintos.

Existen muchos alimentos que contienen azúcar naturalmente presente en su composición, o que contienen nutrientes que se transforman en azúcares en nuestro organismo.

 

Por ejemplo, las frutas llevan fructosa y la leche y sus derivados llevan lactosa, por lo general. Pero también existen muchos alimentos a los que se les ha añadido azúcar industrialmente. Entre ellos, refrescos, yogures, snacks, galletas, latas de tomate, cereales. ¡Incluso las ensaladas envasadas pueden llevar azúcar! Y este azúcar no es natural.

La fructosa y la sacarosa

En el caso de la fructosa, se trata de un monosacárido natural que nuestro metaboliza en el hígado y no necesita insulina para que el cuerpo pueda absorberla. En otras, palabras, la fructosa no eleva considerablemente los niveles de glucosa en sangre.

La sacarosa, por el contrario, es lo que se conoce como azúcar de mesa y que tiene casi todo el mundo en sus casas. Está formada por una molécula de fructosa y otra de glucosa. Y lo peor, es que no aporta vitaminas, minerales, ni fibra, ni hidratos de carbono complejos.

Los alimentos procesados contienen azúcares añadidos y, al digerirse rápidamente, elevan los niveles de glucosa en sangre. Esto puede elevar el riesgo de sufrir sobrepeso, obesidad, diabetes y cáncer, como señala la Escuela de Salud Pública de Harvard. Por todo ello, la importancia radica en comer alimentos que aporten hidratos de carbono complejos, como las frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. La glucosa es el combustible de las células, y como tal, no es lo mismo aportarle nutrientes que azúcar químico y vacío en ellos.

Etiquetas: los nombres del azúcar

Uno de los grandes problemas de los consumidores es saber distinguir el azúcar que contienen los alimentos envasados. La tarea se hace más difícil cuando palabrejas extrañas sustituyen la palabra azúcar.

Si ves alguna de estas palabras en la etiqueta, ten por seguro que lleva azúcar añadido y si es uno de los ingredientes que se encuentra antes en la lista, es que lleva y mucho:
Azúcar granulada blanca, azúcar moreno, azúcar de remolacha, azúcar cruda, zumo de caña de azúcar, caramelo, edulcorante de maíz, concentrado de zumo de fruta, miel, melaza, néctar, jarabe de maíz con alto contenido en fructosa, jarabe de algarroba, sirope de agave, panela, muscovado, fructosa, maltosa, lactosa, galactosa, sacarosa, manosa, dextrosa, maltodextrinas (sorbitol, maltitol, xilitol, manitol, eritritol), etc.

Los azúcares agregados se metabolizan esencialmente de la misma forma, por lo que la clave en términos de salud es reducir el azúcar en tu vida.

Consumo y recomendaciones

Según la Organización de Consumidores (OCU), al cabo del día consumimos unos 94 gramos de azúcar. Sí, el doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un adulto. Y estamos muy lejos de llegar a la cantidad que la misma institución considera ideal: 25 gramos diarios. Es decir, que la ingesta calórica diaria de azúcar no supere el 5% del total. Esto serían unas 6 cucharaditas de café. Lo que también significaría menos caries y un peso más saludable.

Fuentes
Tipos de azúcar: diferencias entre la glucosa, fructosa y sacarosa
El azúcar de la fruta no es igual al de los refrescos. Así reacciona nuestro cuerpo ante azúcares naturales y azúcares añadidos

 

Advertencia:

El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.

Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.

Avívate, escuela de pacientes declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *