Pasar tiempo con amigos te hace feliz

felicidad_pasar-tiempo-con-amigos

Todo es felicidad cuando lo estamos pasando bien. Cuando conseguimos un estado de ánimo en el que nos sentimos satisfechos. Cuando brotan emociones positivas como la alegría o la tranquilidad. Ahora bien, ¿alguna vez has pensado los beneficios que aportan estos pequeños momentos de felicidad a tu salud?

Diversos estudios han comprobado que cuando somos felices aumentan las defensas del sistema inmunitario, la piel se regenera y mejora la circulación. Pero eso no es todo, también se refuerza la autoestima y se fomenta la creatividad. ¡La felicidad se nota hasta en la cara!

Por ello, pasar tiempo con amigos, charlando y disfrutando del momento, es muy positivo para nuestro bienestar. Una risa, una lágrima, un secreto, una complicidad. Sin saberlo, nuestro cuerpo está creando felicidad. Y eso es gracias a las hormonas.

Las hormonas de la felicidad son substancias químicas que segrega nuestro cuerpo. Seguro has oído hablar de las endorfinas. Estas actúan como inhibidoras del estrés y el dolor, tanto físico como emocional, y son responsables del deseo sexual. También juegan un papel importante en la memoria y el aprendizaje. Podemos liberarlas haciendo ejercicio, por ejemplo, y así, ayudarnos a respirar y dormir mejor.

La serotonina también se ocupa de nuestro estado de ánimo. Es un neurotransmisor que inhibe la agresividad y se acciona sobre el apetito, la líbido sexual, la temperatura corporal y el sueño. Además, se encarga de controlar los movimientos del tracto intestinal y las náuseas y participa en la coagulación sanguínea. Si nuestro cuerpo no segrega serotonina, es probable que estemos ante un cuadro depresivo.

¿Te suena el nombre de dopamina? Este neurotransmisor está vinculado a la motivación y la curiosidad. En otras palabras, cuando hacemos algo que nos gusta o cumplimos un objetivo, nos provoca una sensación de recompensa y bienestar. Por ello, se relaciona con las personas creativas y en sentido negativo, con las adicciones y las conductas de riesgo.

Por último, en la felicidad también interviene la oxitocina, también llamada hormona del amor. Eso es porque está relacionado con los vínculos emocionales y las relaciones afectivas. Se segregan oxitocinas en el acto sexual, en el embarazo y en el parto. Asimismo, también están implicadas en la confianza en uno mismo, el equilibrio interior y en conductas sociales como el altruismo, la empatía o la generosidad.
 
Alimentos felices
Para sintetizar la serotonina necesitamos triptófano, un aminoácido esencial que encontramos en algunos alimentos y que el organismo no es capaz de producir por sí mismo. Lo podemos encontrar en las semillas de girasol, calabaza y chía, en frutos secos como las nueces o los pistachos, en frutas como el plátano, las fresas, los arándanos, la piña o la naranja, y en cereales y legumbres. Asimismo, también se recomienda consumir pescado azul, por su contenido en omega 3, que aumenta la serotonina. También aguacate, por sus grasas saludables, y cacao negro puro, por la feniletalimina, un neurotransmisor que activa las hormonas de la felicidad.

 

 

Advertencia:

El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.

Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.

Avívate, escuela de pacientes declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *