Alrededor de un 30% de pacientes oncológicos recurren a terapias integrativas

Cada vez más pacientes con cáncer recurren a terapias integrativas con el objetivo de potenciar la eficacia de los fármacos prescritos por su médico durante el tratamiento. Del mismo modo, cada vez más pacientes suelen comentarlo de forma más abierta y transparente con su oncólogo.

El jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Pedro Pérez Segura afirma en declaraciones para Consalud.es que alrededor de un 30% de los pacientes toman algún tipo de sustancia o realiza alguna técnica complementaria al tratamiento médico prescrito. Lo que ocurre con esto es que no existe suficiente evidencia científica que constate la eficacia de algunas de estas terapias y mientras que algunas pueden no ser perjudiciales, otras pueden incrementar la toxicidad de la quimioterapia y reducir la efectividad de los fármacos. Es el caso del zumo de pomelo o el de uva, y por ello, aconsejan a los pacientes que no los tomen, afirma el oncólogo Pérez Segura.

El Mindfulness y las técnicas de relajación, en cambio, no presentan estos riesgos para la salud y pueden tener efectos beneficiosos en el paciente, junto con el tratamiento oncológico.
Ante esto, los especialistas recomiendan precaución e informar en todo momento a sus oncólogos sobre las terapias integrativas.

Terapias integrativas
Las terapias integrativas no plantean la sustitución del tratamiento oncológico por ellas, a diferencia de las terapias alternativas, que se denominan así porque el paciente decide dejar el tratamiento propuesto por su médico.
La medicina integrativa, tal y como recoge la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), combina la medicina convencional con las prácticas de la medicina complementaria que han demostrado ser eficaces, para aportar al paciente una atención y un tratamiento más completo. Concretamente, las terapias complementarias se usan como soporte para controlar síntomas, mejorar la calidad de vida y contribuir a la salud global del paciente, proporcionándole una atención integral que cubre tanto su dimensión física como la emocional.

Lo cierto es que el uso de las terapias complementarias ha ido aumentando progresivamente y entre un 30% y un 60% de pacientes discuten sobre ello con su médico. Lo que hay que tener claro, es que no deben utilizarse como un reemplazo al tratamiento convencional, sino integrarse para conseguir un abordaje holístico del cáncer.
Fuente: Consalud.es

 

 

Advertencia:

El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.

Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.

Avívate, escuela de pacientes declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *